La Opinión de Joaquín Morilla

En su colaboración semanal con Ser Occidente, Joaquín Morilla aborda hoy la figura del “indulto”.

Lo hace a partir del indulto concedido a Josefa Hernández, conocida como la “Abuela de Fuerteventura”, que había entrado en prisión por negarse a derribar su casa construída en un terreno protegido. La “Abuela” había sido condenada por un delito contra el medio ambiente, a derribar su casa y pagar 700 euros de multa (había abonando ese dinero pero no demolió la vivienda).

“Estarían las cárceles llenas”- dice Morilla- si se aplicase la ley igual que a esta mujer, Josefa Hernández, porque “hay miles de edificaciones” en situación ilegal en todo el país.