Apoyar a las familias que se encuentran en situaciones de mayor dificultad económica es el objeto del convenio firmado este lunes entre el gobierno de Asturias y la empresa EDP, para evitar, en los casos especialmente vulnerables, los cortes de suministro de gas y luz o restablecer el servicio energético cuando ya se haya producido la suspensión.

Así lo explicaba la consejera de Servicios y Derechos Sociales, Pilar Varela, detallando que la medida afectará a aquellos clientes de EDP en Asturias a los que los servicios sociales municipales, tras analizar técnicamente su situación, acuerden conceder una ayuda de emergencia social para el pago de recibos. Estas subvenciones forman parte del Plan Concertado de Prestaciones Sociales Básicas, financiado entre el Ejecutivo autonómico y los consistorios. Una vez acordada la concesión de la ayuda, los ayuntamientos comunicarán los datos del beneficiario a la Consejería de Servicios y Derechos Sociales, que será la que traslade la información a la empresa, con el fin de que mantenga el servicio energético o solicite al distribuidor correspondiente el restablecimiento del suministro. Está previsto que la compañía mantenga la situación de garantía energética durante un plazo de tres meses desde que reciba la comunicación del Principado.

La consejera de Servicios y Derechos Sociales, Pilar Varela, y el consejero director general corporativo y comercial de EDP España, Javier Sáenz de Jubera, han rubricado el acuerdo en un acto celebrado en Oviedo al que han asistido también el presidente de la Federación Asturiana de Concejos, Ignacio García Palacios, y el director general de Vivienda, Fermín Bravo.

 

En virtud de este acuerdo, el Gobierno de Asturias comprobará también si las familias beneficiarias están acogidas a alguna tarifa social y les ofrecerá información sobre las condiciones que deben cumplir para poder beneficiarse de ellas.

Por su parte, EDP se compromete a organizar talleres, campañas de sensibilización y acciones formativas dirigidas al ahorro energético en los hogares en aquellas localidades en las que se detecte un mayor número de beneficiarios acogidos al convenio.

Pilar Varela ha celebrado el acuerdo alcanzado con la empresa EDP, responsable de más del 90% de la demanda eléctrica en Asturias, y ha ratificado el compromiso del Principado en la lucha contra la pobreza energética. Además, ha señalado que este año, a pesar de las dificultades que impone la prórroga presupuestaria, su departamento prevé conceder nuevas ayudas a los ayuntamientos para esta finalidad. En 2015, la aportación autonómica en este ámbito ascendió a 474.725 euros.