Abordar el proyecto presentado por la empresa Mar Abierto Mejillones del Cantábrico SL, para ocupar terrenos destinados a un cultivo marino de mejillones, en las cercanías del cabo Busto, concretamente en Querúas.

Fue el objetivo de la reunión celebrada ayer en la Cofradía de Pescadores “Nuestra Señora del Rosario” de Luarca (Valdés) y a la que acudieron, entre otros, el director general de Pesca, Alberto Vizcaíno, el alcalde de Valdés, Simón Guardado, armadores y el patrón mayor de la Cofradía, Manuel Jesús Iglesias. Los participantes mostraron dos puntos de vista diferentes, a favor y en contra de esa ocupación de terrenos. Mientras que los que están a favor consideran que se trata de un nuevo nicho económico que puede ser importante para la  cofradía y los propios pescadores, los que se muestran en contra, argumentan que en aquella zona se practican la mayoría de actividad en la pesca de bajura. Lo explicaba así el patrón mayor de la cofradía.

El alcalde de Valdés, Simón Guardado, constata que todavía siguen abiertas las opciones, pese a que algunos pescadores muestran oposición al proyecto. Ha recordado además que se pondrá especial atención a que la empresa cumpla toda la legalidad vigente y señalado que es un proyecto novedosos que en un plazo relativamente corto podría abrir nuevas expectativas de empleo.