Dr. Salcedo (Plataforma Defensa Sanidad Pública Occidente): “la situación de las listas de espera” en el Área I es “suficientemente grave” para que se tomen medidas “con cierta premura”

La situación de las listas de espera que está padeciendo el Área Sanitaria I es “suficientemente grave” para que se tomen medidas “con cierta premura” encaminadas a solventar la situación. El doctor Juan Antonio Salcedo, miembro de la Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública en el Occidente Asturiano, recuerda que existen plazas vacantes “que no se cubren, sin que sepamos exactamente las razones” por las que ésto sucede, señala Salcedo.

Salcedo advierte que la falta de profesionales puede verse agravado “un poco más con la situción de nefrología, porque la nefrólogo” se traslada a otro centro hospitalario, de manera “que el problema de diálisis que se origina es francamente serio”. Tampoco se ha convocado formalmente la plaza de cuidados paliativos.

Aun reconociendo que el emplazamiento del hospital de Jarrio en zona rural, puede desmotivar a los profesionales sanitarios a la hora de prestar sus servicios en el Noroccidente, señala el doctor que la manera de hacer convocatorias “es clave”. 

Cabe recordar que el último comunicado emitido desde la Plataforma en defensa de la Sanidad Pública del Occidente de Asturias- el pasado 28 de diciembre- mostraba su preocupación por el progresivo deterioro que se está produciendo en el Sistema de Salud y quería “poner de relieve algunos de los datos objetivos que revelan la degradación asistencial en el Área Sanitaria I de Asturias, haciendo especial hincapié en la falta de cobertura de plantillas en casi todos los servicios y estamentos:

Cardiología: De las dos plazas de médicos especialista existentes solo está cubierta una, en situación muy precaria, por tratarse de una interinidad. La otra plaza está vacante por razones desconocidas. Hace pocos años había tres cardiólogos debido a la gran carga de trabajo. Actualmente la lista de espera alcanza a un año y medio y hay pendientes realizar más de 500 ecocardiogramas.

Urología: de dos plazas creadas sólo está cubierta una de ellas. Otro especialista que ocupaba la segunda plaza fue “absorbido” por el Servicio de Urología del Hospital San Agustín de Avilés que cuenta con nueve especialistas en la actualidad. Debe señalarse que el traslado no fue por un concurso reglado, sino que ambas plazas (la de Jarrio y la de Avilés) están en situación de interinidad.

Anatomía Patológica. Un médico especialista, dos plazas. Los informes a ritmo normal tienen un retraso de dos meses.

Dermatología, un médico especialista, absolutamente saturado de trabajo con lista de espera de tres meses.

Neurología, un médico especialista y una plaza vacante. Lista de espera 3-6 meses.

Urgencias, a partir de 2017 se perderá un médico  los fines de semana, en caso de traslado urgente quedará un solo especialista al tener que desplazarse el otro.

Cirugía y Ginecología, por debajo de plantilla orgánica y contratos a tiempo parcial. Debe señalarse que los contratos a tiempo parcial en hospitales son una aberración desde el punto de vista de la gestión eficiente al ser imposible encajar y coordinar las actividades de los distintos miembros de servicio.

Rehabilitación-Fisioterapia, una reducción de jornada sin cubrir.

Atención Primaria, no se sustituyen las bajas por enfermedad y vacaciones con la consiguiente sobrecarga de trabajo y desorientación para los pacientes por los constantes cambios de personal asistencial.

Cuidados paliativos, jubilación del médico especialista sin que hasta el momento se haya producido la sustitución, debiendo destacarse que era una situación conocida de antemano y por tanto previsible, lo que invita a pensar que no se piensa mantener el servicio.

Enfermería y auxiliares, no se sustituyen en numerosas ocasiones y servicios, carencias en casi todos los servicios y falta de información de planes y objetivos. Contratos en precario y a tiempo parcial que provocan fugas de personal hacia otras áreas e incluso a países extranjeros.

Otras carencias, por ejemplo no está en marcha el “Código ictus” ni existe proyecto ni recursos para ponerlo en marcha. Falta de ambulancia medicalizada. No hay proyectos de investigación ni educación para la salud ni hay  planes para el futuro.

Participación de la comunidad: el Consejo de Salud de Área no se reúne con la periodicidad que exige la normativa vigente. No se renueva desde su creación en 2008. No se conocen las convocatorias ni los órdenes del día y no se tratan las carencias y proyectos que prevé la ley. Cuando se convoca es con fines meramente propagandísticos. Consejos de Salud de Zona Básica, desaparecidos en el Área I de Asturias. No se conoce prácticamente ninguna actividad de los Consejos de Salud de Zona Básica en muchos años y no hay ninguna iniciativa de la administración sanitaria para activarlos”.

 

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad