La consejería de Medio Ambiente concede autorización ambiental integrada a la planta de tratamiento de purines de Navia. Resolución que lamenta la Coordinadora Ecologista de Asturias

La consejería de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente concede la autorización ambiental integrada a la “Planta de tratamiento y depuración de purines de vacuno y aprovechamiento energético de biogas generado”, con emplazamiento en la carretera AS-25, km 1, en Navia.

Dicha resolución se puede consultar aquí: http://bit.ly/2ibNHkm

La Coordinadora Ecologista de Asturias lamenta que se conceda esta autorización “sin resolver los graves problemas asociados que tiene” por lo que acabará generando- dice Fructuoso Pontigo, desde la Coordinadora- “problemas de olores y vertidos  como los que ya están dado en Tineo”.

La Coordinadora Ecologista de Asturias recuerda a través del correspondiente comunicado que “los purines de las ganaderías de vacuno son un problema ambiental en Asturias de primer orden”, que las explotaciones ganaderas producen unos 7 millones de toneladas de purines que “en gran parte no se pueden reaprovechar a la manera tradicional” convirtiéndose por tanto los que no se aprovechan en un residuo con un gran impacto medioambiental, puesto que los purines “pueden contaminar el suelo por exceso de nutrientes (nitrógeno, fósforo y potasio), a su vez las aguas continentales por sus nitratos y la atmósfera por sus emisiones de amoniaco, metano y malos olores”. 

La planta de tratamiento de Navia es- dice la Coordinadora- “una única planta donde se llevan los purines (1.060 toneladas/días) y una pequeña parte de biomasa vegetal (120 toneladas/día) y se tratan por biometanización en tres digestores anaerobios de 7.770 m3”. El biogas generado en el proceso se quema en tres motores de combustión para obtener energía eléctrica, “pero además de la energía se obtiene digestato del resto de biometanización y agua contaminada del proceso de secado del digestato que es en torno a los 1.000  m3/día, así como diversos gases de los procesos”.

Recuerda la Coordinadora Ecologista que a este proyecto, ha presentado “sugerencias en el trámite ambiental ante la Consejería de Fomento y  Medio Ambiente del Principado y alegaciones a la licencia del Ayuntamiento de actividad clasificada sin que ninguna de estas dos administraciones haya respondido” a los escritos de la Coordinadora, lo que ha generado “una clara indefensión por nuestra parte”, señala.

Afirma además que el Servicio de Aguas del Principado había planteado “numerosas deficiencias en el estudio presentado por la empresa para aceptar el vertido de las aguas del proceso al emisario de Ence, que también lleva las aguas de Industrias Lácteas Asturianas S.A. y tiene previsto llevar las del futuro saneamiento de la Edar de Navia-Coaña”. Recuerdan los ecologistas la “baja biodegrabilidad de las aguas del proceso y la imposibilidad de eliminar por vía biológica sus componentes nitrogenados” si no se les dá “un tratamiento complementario”.

Advierte también que “no esta garantizada con este nuevo vertido en el emisario, la seguridad de las personas que usen las playas de la zona,  al carecer de un estudio de la calidad microbiológica del efluente que permita verificar el cumplimiento de la normativa de calidad de las aguas para el baño en las zonas de baño más próximas al punto de vertido del emisario y sus zonas de influencia que es la costa al oriente de Navia”.

Señala que “no se tiene en cuenta el impacto de los olores y se intenta vender la desodorización prevista como alternativa suficiente para reducir el impacto olfativo del proceso, cuando es de sobra conocido que el proceso de carga y descarga no se hace en un espacio estanco donde se pueda garantizar el tratamiento de todo el aire de las instalaciones, lo que repercutirá en el aumento de la elevada contaminación olfativa que ya hay en la zona”.

La Coordinadora Ecologista considera que tampoco se garantiza “el tratamiento de los gases que se generan en el proceso de quemado del biogás en los motores, las fugas del proceso de biometanización y almacenamiento, y que sin duda repercutirá en aumentar la elevada contaminación del aire que ya hay en la zona”. Que tampoco se tiene en cuenta “la idea de la empresa de quemar el digestato” y la Coordinadora Ecologista se”opone a la posibilidad de que el digestato seco se utilice como combustible en la papelera como pretende la empresa”, al considerar que “por el valor biológico” de ese digestato seco, “su único uso debe ser como abono, de ahí la importancia de la logística del reparto de este productor del proceso, y que no está prevista, nos tememos que se quiera quemar todo el digestato seco que se produzca”.

Concluye el comunicado señalando que “una vez más el Principado no quiere solucionar las graves deficiencias del proyecto, que tendrán que sufrir los vecinos de Navia y gran parte del Occidente; todos los asturianos que, al final, pagaremos los errores e impactos asociados”.

 

Imagen: Archivo Planta Recogida Purines Talarén (Navia)

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad