Retirar la patata de siembra en donde está prohibido plantarla, primer objetivo de Desarrollo Rural para controlar la plaga de polilla guatemalteca

Retirar la patata de siembra que hayan podido comprar los almacenistas y la que pueden tener los productores, exclusivamente en los concejos donde está prohibida la plantación, es el primer objetivo de la consejería de Desarrollo Rural, según han explicado este lunes, la consejera María Jesús Álvarez y el director general, Jesús Casas, en relación a las medidas prácticas que permitan controlar la polilla guatemalteca de la patata. Los técnicos del gobierno regional tienen registradas de 1.500 a 1800 personas que han notificado que iban a cultivar patata, entre zonas infestadas y zonas tampón. De manera que la consejería visitará ahora uno a uno, a los agricultores afectados para verificar de cuánta superficie se trata, “entre 500 y 1200 parcelas”, señala Casas. 

Por otra parte, hoy se reunía la Mesa del Sector Lácteo del Principado de Asturias, para seguir analizando la evolución de la leche en la región. Sigue habiendo problemas y siguen desapareciendo ganaderos- menos que la media nacional- pero desde julio, ha habido un incremento de los precios: en enero pasado la leche se pagaba en Asturias a 0,334 cts/litro mientras que en España la media fue 0,316 cts/litro, recordaba la consejera, María Jesús Álvarez. Avanzó también que el gobierno asturiano pedirá al Ministero de Agricultura, la adopción de medidas que permitan identificar el origen de la leche, “una medida muy importante que no podemos dilatar más”. Además recordó que el gobierno regional apuesta por la orientación de las explotaciones lecheras hacia la producción ecológica, porque crece la demanda del producto que, cada vez, tiene más valor.