El pleno del Consejo del Patrimonio Cultural autoriza obras de reparación y reposición de cubiertas del monasterio de Santa María de Villanueva de Oscos

El pleno del Consejo del Patrimonio Cultural de Asturias ha acordado hoy iniciar los trámites para declarar Bien de Interés Cultural (BIC) el Arca Santa de la Catedral de Oviedo y comenzar el proceso para la delimitación del entorno de protección del monasterio de San Antolín de Bedón, en Llanes.

El Arca Santa es uno de los principales relicarios de la iglesia cristiana e, históricamente, el motivo por el que Oviedo se convirtió en el segundo destino de las peregrinaciones durante las edades Media y Moderna, sólo superada por Santiago de Compostela. Los datos científicos indican que esta reliquia se habría construido en tiempos de Alfonso VI, quien en 1075 ordenó su apertura y la realización del inventario de su contenido. La pieza, que sufrió numerosos destrozos en el pasado siglo, se encuentra en la actualidad en proceso de restauración integral.

La iglesia del antiguo monasterio de San Antolín de Bedón, por su parte, fue declarada Monumento Nacional (lo que hoy se denomina Bien de Interés Cultural) en 1931. Ahora, tras el visto bueno del pleno del Consejo del Patrimonio, se iniciarán los trámites para delimitar su entorno de protección, entendido como un ámbito de salvaguarda en torno a la construcción. Cultura supervisará cuantas actuaciones se lleven a cabo, con el objetivo de garantizar la preservación de los valores patrimoniales, culturales, estéticos y visuales del templo románico.

Doce tejos vinculados a otros tantos campos de iglesia

Los doce tejos históricos asociados a un bien patrimonial que han sido declarados BIC definitivamente están vinculados a campos de iglesia, lugares que han desempeñado una importante función en la sociedad tradicional asturiana como lugar de convivencia y centro de interrelación en el mundo campesino.

En este espacio, el tejo adquiere un protagonismo propio desde el que parte la vinculación con el templo y el cementerio, con los que comparte campo. Se han protegido, entre otros, los siguientes:

Campo de iglesia vinculado a la iglesia de La Purísima Concepción de Martul, en el concejo de Villanueva de Oscos.

Campo de iglesia vinculado a la iglesia de San Blas de Vegadouria, en Rozadas, concejo de Boal.

 

Obras en los monasterios de San Salvador y Santa María

También se ha dado luz verde al proyecto básico de obras de reparación y reposición de cubiertas del monasterio de Santa María de Villanueva de Oscos, promovido por el Ayuntamiento, con un presupuesto de 700.000 euros, y al proyecto de ejecución de la segunda fase de restauración integral del cenobio de San Salvador de Cornellana, en Salas.  

En el segundo caso, tras la ejecución de los trabajos de reposición de la cubierta del monasterio, llevada a cabo por la Consejería de Educación y Cultura con una inversión superior al millón de euros, el proyecto aprobado ahora tiene que ver con la consolidación de las fábricas de la envolvente del conjunto monumental salense y la reposición de las carpinterías, una actuación presupuestada en 1.200.000 euros.

Muralla de Oviedo

Por otra parte, se ha revisado el proyecto de intervención en la muralla de Oviedo, en la zona de la calle Paraíso, que plantea la limpieza y una serie de actuaciones de restauración, muchas de ellas supeditadas a la realización de estudios arqueológicos y petrológicos que permitan aplicar soluciones óptimas durante las obras. Se plantea también, de cara al futuro, la forma de abordar la mejor interrelación posible entre este elemento tan relevante para la historia de la ciudad y el resto de la trama urbana.

Puerta de San Miguel de Lillo

Asimismo, en respuesta a lo solicitado en anteriores reuniones sobre el proyecto de sustitución de la puerta de acceso a San Miguel de Lillo, promovido por la parroquia del Naranco, del nuevo estudio se desprende que la morfología de la nueva puerta será similar a la anterior. También se han planteado algunos detalles técnicos que mejoren la ventilación del templo y otros en sintonía con las características finales, para garantizar una conservación óptima del edificio y de sus pinturas cuando finalicen los estudios y trabajos de restauración previstos para los próximos años.

Te puede interesar:

Compártelo