El Programa TeleIctus funcionará, este semestre, en el Área Sanitaria I, según Sanidad

La Consejería de Sanidad implanta el lunes, 5 de febrero, un nuevo programa de teleictus en el área sanitaria II (Cangas del Narcea), que se extenderá este semestre a las áreas sanitarias de Jarrio y de Arriondas para facilitar una valoración temprana por parte de especialistas y mejorar la atención urgente a los casos de ictus que se registren en las alas de la comunidad.  

El teleictus proporcionará a las personas con sospecha de sufrir esta patología un acceso temprano a la valoración por parte de especialistas mediante el empleo de la telemedicina. A través de cámaras de vídeo que conectan los hospitales de las alas con los centros de referencia para la atención al ictus: Cabueñes Hospital Universitario (CAHU) y Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), un neurólogo podrá realizar una exploración a distancia de los pacientes. En el caso de que se confirme la existencia delaccidente cerebrovascular, el proceso de revascularización se iniciará en el propio hospital comarcal, sin demoras innecesarias, con fiabilidad y seguridad.

En el abordaje del ictus, el tiempo es un factor esencial para la  efectividad de los tratamientos y, en consecuencia, para la evolución de los pacientes y la reducción de las posibles secuelas de la enfermedad. Si se actúa en las primeras horas, se puede conseguir que la mayoría de los afectados se recuperen y mantengan todas sus capacidades.

El consejero de Sanidad, Francisco del Busto, visitó el viernes la consulta de telemedicina que se ha habilitado en la Unidad de Urgencias del Hospital Carmen y Severo Ochoa de Cangas de Narcea para desarrollar este programa, similar a las que se han instalado también en los hospitales de Jarrio y Arriondas. Del Buston asistía  además, a la simulación de una de estas exploraciones a distancia entre el centro cangués y el HUCA, que se ha llevado a cabo para comprobar que el operativo está listo para comenzar a funcionar el lunes.

El teleictus es una de las novedades introducidas en la última actualización del Código Ictus de Asturias, realizada en noviembre, con el triple objetivo de atender un mayor número de afectados, reducir las secuelas que se producen tras un accidente cerebrovascular y mejorar la equidad territorial. Este código es un protocolo de atención urgente para una rápida identificación, notificación y traslado de los pacientes para asegurar su acceso a un centro de referencia en el menor tiempo posible. El sistema requiere de una estrecha coordinación entre la red de atención primaria, los servicios de emergencias y los hospitales comarcales y los de referencia.

El ictus es un trastorno brusco del flujo sanguíneo cerebral que altera de forma transitoria o permanente la función de una determinada región del encéfalo. En Asturias tiene un gran impacto en el ámbito sanitario y en el social: origina unas 900 muertes anuales y es la principal causa de fallecimiento de la población (7% en 2015), la más importante entre las mujeres (8,4%) y la tercera entre los hombres (5,5%).

Para mejorar su pronóstico, resulta clave saber identificar sus síntomas: alteraciones en el nivel de conciencia y en el lenguaje, pérdida de fuerza en un lado del cuerpo, dificultad para tragar y trastornos sensitivos, perceptivos o cognitivos. Si se presentan algunas de estas señales, lo más adecuado es llamar rápidamente al teléfono de emergencias 112.

Por otra parte, Podemos Asturias considera que “no  tiene por qué pasar tanto tiempo para que el Gobierno asuma propuestas razonables como el TeleIctus”. Según la nota de prensa remitida por la formación, José Luis Raventós, portavoz de la asociación SOS Ictus, ha mostrado su satisfacción ante la puesta en marcha del TeleIctus, un sistema “que va a salvar muchas vidas”. SOS Ictus impulsó esta iniciativa en 2015 a través del documento “Compromiso Ictus en Asturias”, que trasladó a todos los grupos parlamentarios. Este viernes, en los pasillos de la Junta General, agradecía especialmente el apoyo de Podemos Asturies, por “haber gestionado la iniciativa, que afortunadamente se aprobó por unanimidad en el Parlamento asturiano”.

Emilio León, portavoz parlamentario de Podemos Asturias ha celebrado, por su parte, que “por fin se equipare la atención que va a recibir una persona que tenga un accidente cerebrovascular en Cangas del Narcea o en el Oriente, con alguien que lo sufra en el centro”, aunque ha matizado que “no tiene por qué pasar tanto tiempo para que se tomen en cuenta propuestas razonables como esta, que, además de salvar vidas, va a facilitar y garantizar la calidad de vida de muchas personas”. En ese sentido, ha incidido en que “el Gobierno está para asumir iniciativas como las planteadas por la asociación SOS Ictus”.

Raventós recordó que el pasado jueves, la Asociación Española de Neurología calificaba la incidencia de ictus de “emergencia sanitaria nacional”, por lo que “el TeleIctus se debe implantar en todas las comunidades autónomas”. “El que se haya puesto ya en marcha en Asturies es un logro, las personas que sufran un ictus se van a encontrar con una herramienta que les va a salvar la vida en muchos casos, al contar con un mecanismo cercano a su domicilio sin tener que hacer un traslado de más de 100 kilómetros, tal y como estaba cuantificado en el documento elaborado por SOS Ictus”, explicó.

En Asturias se dan más de 2.800 casos de ictus al año. En concreto, 110 en el área de Cangas del Narcea, 190 en el área de Xarrio, y 210 en el área de Les Arriondes. Teniendo en cuenta que, en general, el 25% de los ictus son susceptibles de tratamiento intravenoso, gracias al teleictus 100 personas al año verían adelantado en una hora el tiempo de tratamiento en estas 3 áreas.

Además, en casos como el área de Cangas del Narcea, sólo dos personas por año entraban en código ictus, así que 25 personas por año (el 25% de los 110 casos/año de Cangas) accederían a tratamiento sólo en este áreas, señaló.

Te puede interesar:

Compártelo