El Principado decreta el cierre cautelar de la ría del Eo para la extracción de moluscos por el vertido de purines

La Dirección General de Pesca Marítima ha decretado hoy el cierre cautelar de la zona de producción de la ría del Eo para todas las especies explotables por un vertido de purines registrado en las últimas horas al Ouria, que a su vez, desemboca en el Eo. En la noche del sábado al domingo, se vertían más de cuatrocientos mil litros de purines, tras la rotura de un colector de una balsa de purines de Guiar (Vegadeo). Pesca señala que “la medida se ha adoptado mientras se realiza la toma de muestras y su análisis por parte del laboratorio de Salud Pública. La emisión de residuos se produjo ayer en el arroyo Ouria, un afluente del Eo, en cuya desembocadura se encuentra la zona de producción de bivalvos de la ría (AST 1/01). El Principado trabaja para levantar el cierre cautelar decretado en la zona de cultivo de moluscos de la ría del Eo con la mayor brevedad posible, en cuanto se emita un informe favorable”.

Por su parte, Delegación del Gobierno en Asturias ha emitido una nota señalando que “la Administración del Estado a través de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico y la unidad del Seprona de la Guardia Civil, están trabajando para esclarecer los hechos que causaron los vertidos en el río Eo este fin de semana. En coordinación con la Administración del Principado de Asturias se están desarrollando las labores que permiten identificar a los posibles responsables del vertido, así como especialmente, mitigar las posibles consecuencias que pudiesen afectar al entorno. Conforme se vayan esclareciendo los hechos y se avance en las labores de las distintas Administraciones, se irá facilitando más información al respecto”.

Técnicos de la empresa pública Tragsa se desplazaban a la zona para valorar las consecuencias del vertido, que no se darán a conocer hasta próximas horas. Como medida preventiva, según informa la Agencia EFE,  se colocarán barreras anticontaminación en los dos kilómetros del Eo previos a su desembocadura, que son competencia estatal al igual que los tres kilómetros del cauce del arroyo situados entre el punto en que se produjo el vertido y la desembocadura del mismo.

La Coordinadora Ecologista de Asturias recuerda que ese vertido de purines y la consiguiente contaminación, vuelve a poner de actualidad el grave problema ambiental que suponen los vertidos de purines- intencionados o accidentales- de las grandes explotaciones ganaderas, como lo están comprobando los vecinos del río Eo estos días. Y pide que el Principado que cumpla sus obligaciones y sea más exigente con los ganaderos que no cumplen y que los ayuntamientos tengan en cuenta, cuando conceden licencias para nuevas cuadras o para ampliar éstas, el impacto para los vecinos colindantes. Porque de lo contrario, señala, va ser difícil la convivencia deseada de los ganaderos y sus vecinos.

El alcalde de Castropol, Francisco Vinjoy, valoraba así la situación este lunes.

El alcalde en funciones de Ribadeo, Pablo Vizoso, ante el vertido de purines, ha querido transmitir tranquilidad a los vecinos porque los parámetros del agua de la traída no se han visto alterados por el vertido, que se registró aguas abajo de la captación para consumo del Concello de Ribadeo en Vilarbetote (Trabada). Eso sí, como medida de precaución, el ayuntamiento pide a vecinos y visitantes que no se bañen en las playas de la ría, es decir, en Os Bloques y en el Cargadeiro, lugares en los que esta mañana se colocaron carteles informativos para advertir de la situación.

1 visitas hoy
Compártelo