Concentración silenciosa en Finca El Cabillón, “dando voz” a la España Vaciada

Finca El Cabillón, de Tapia, ha participado este mediodía en una concentración silenciosa sumándose a la iniciativa en la que participan 23 provincias españolas, de “parar  para no parar de reivindicar que ser pocos no debería restarnos derechos; para  no parar de reclamar un verdadero pacto de Estado contra la despoblación; para parar la despoblación”.

MANIFIESTO PARO POR LA ESPAÑA VACIADA. 4 OCTUBRE 2019
Hace seis meses, con la multitudinaria marcha reivindicativa en Madrid, se ponía el primer paso para un movimiento ya imparable de tantos pueblos de la España rural que lenta y silenciosamente se queda vacía.
Este viernes 4 de Octubre, aquí, en el Cabillón, en el Occidente de Asturias, al igual que en otros pueblos de España, volveremos a juntarnos, volvemos a parar. Esta vez en concentración silenciosa para  que junto al silencio de miles de ciudadanos en veintitrés provincias españolas, el silencio resuene como un eco sereno y claro.
Gobierno de España, Gobierno de la Comunidad Autónoma, instituciones públicas y agentes sociales de la provincia, escuchad nuestro silencio, el silencio de la Confederación de Centros de Desarrollo Rural (COCEDER) y sus centros asociados.
El silencio, por tanto, de todos los municipios rurales a los que, desde aquí, damos voz. Una voz, portadora de un único mensaje cargado de desazón y de esperanza:
¡Queremos un verdadero Pacto de Estado contra la despoblación, contra la desvertebración territorial de España y contra la creciente desigualdad de oportunidades entre ciudadanas y ciudadanos de España que se está generando a causa de la pérdida de población de las áreas rurales!
El momento de las buenas intenciones, de las promesas vanas, de las acciones que sólo viven en el papel ha quedado definitivamente atrás.
Ahora, le corresponde al Gobierno de España y a los Gobiernos Autonómicos diseñar y desarrollar una verdadera estrategia a favor de la España Vaciada con actuaciones bien definidas, con presupuestos suficientes, pero, sobre todo, a salvo de los vaivenes políticos de carácter partidista.
Paramos para no parar. Nos callamos para que se nos oiga mejor. 
Nuestras son las palabras del poeta Antonio Machado: nosotros somos la voz de la “España de la rabia y de la idea”.
Somos la rabia serena de una España vaciada, que se desangra ante el olvido y la indiferencia de quienes debieran ser sus principales valedores. Pero somos también la idea de una España viva, esencial, de alma inconformista y brava que, harta de promesas incumplidas, pide la palabra y quiere ser escuchada. 
                        
¡VIVA LA REVUELTA DE LA ESPAÑA VACIADA!