Francisco denuncia la situación de “injusticia” derivada de la escolarización de sus hijos

Francisco, vecino de Otur (Valdés) padre de un niño y una niña, denuncia la situación “de injusticia e indignación” a la que se ve sometida su familia cuando se ven obligados a escolarizar a su hijo- diagnosticado de un trastorno de espectro autista- en el colegio Ramón Muñoz de Luarca (por el tipo de profesionales de apoyo a la Educación que necesita el niño, que no hay en ningún otro colegio de Valdés). Y, puesto que ambos progenitores trabajan, deciden enviar a la niña al mismo centro que su hermano.

Aunque por Francisco, el niño, la familia no tiene que sufragar gastos ni de transporte escolar ni de comedor (por tener reconocida una discapacidad y pertenecer a una familia numerosa de categoría especial), por la niña sí debe abonar ese dinero sin que se le hubiese advertido de esta circunstancia hasta ayer, lunes.

De esta manera, la familia se ve obligada a abonar 1.000 euros/mes a un centro de aprendizaje y desarrollo infantil en Oviedo, donde el niño completa su formación (careciendo de subvención alguna) al tiempo que acude al colegio. Pero a mayores, deberá pagar otros 1.200 euros/año más por el coste de transporte y el comedor de la niña hasta el colegio Ramón Muñoz. Francisco acudirá mañana a la consejería de Eduación, para intentar solventar una solución a este problema.