Ribadeo aspira a disponer de una nueva traída de agua, en colaboración con las distintas administraciones

El alcalde de Ribadeo, Fernando Suárez Barcia reconoce que en Galicia, buena parte de las redes de saneamiento y suministro de aguas son precarias y están obsoletas. Y que, aunque las competencias en primera instancia pueden corresponder a los ayuntamientos, éstos se encargan de recaudar un tributo que la Xunta instauró hace años, el canon de saneamiento- para que el gobierno autonómico pueda acometer mejoras en esas infraestructuras. Aunque acometen obras “de manera discrecional, no donde recauda”. De hecho, en Ribadeo la Xunta ha recaudado “casi dos millones de euros y no ha reinvertido nada aquí”. Además, la Xunta implantará un nuevo tributo para recaudar dinero que deberán abonar los ayuntamientos por el agua que pierden en su traída, y que se reinvertirá en hacer obra pública.