Asturias propone modificar el Programa de Desarrollo Rural para incentivar la incorporación de jóvenes

La Consejería de Desarrollo Rural, Agroganadería y Pesca ha remitidoa la Comisión Europea, para su revisión y aprobación, una modificación del Programa de Desarrollo Rural (PDR) para priorizar la incorporación de jóvenes al medio rural, facilitando el relevo generacional. 

Las modificaciones propuestas se alinean con las líneas estratégicas que se ha marcado la consejería para esta legislatura y se anticipan a las del futuro modelo de la Política Agraria Común (PAC). La actual PAC, prevista para el periodo 2015-2020, seguirá vigente, al menos, hasta 2022. El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación está negociando en el marco de la Comisión Europea los reglamentos transitorios para garantizar la continuidad de todas las ayudas.

Entre las modificaciones más relevantes introducidas en el Programa de Desarrollo Rural está la dirigida a facilitar el relevo generacional, para revitalizar la zona rural, renovando la estructura social y demográfica y fomentando la incorporación de jóvenes y mujeres a las explotaciones e industrias agroalimentarias. Entre otras acciones, se plantea incrementar la ayuda de incorporación para jóvenes ganaderos, pasando de los 50.000 euros actuales hasta un máximo de 75.000, según actividad principal y zonificación.

También se apuesta por flexibilizar las condiciones para acceder a las ayudas para invertir en explotaciones agroganaderas e industrias agroalimentarias. Esto supondrá, por ejemplo, que personas mayores de 40 años puedan recibir ayudas a la inversión por la puesta en marcha de una explotación.

Medidas agroambientales

También se quiere favorecer las prácticas agrarias, ganaderas y forestales que contribuyan activamente al mantenimiento y la mejora de las condiciones ambientales y la biodiversidad. El modelo de explotación agraria familiar del Principado contribuye “al mantenimiento de ecosistemas silvopastorales que suponen un importante sumidero de CO2”. Por éso se bonificarán los pagos para actividades agroganaderas extensivas en zonas con especiales limitaciones y de alto valor natural con el objetivo de impulsar las prácticas agroecológicas y el aprovechamiento de los recursos autóctonos.

En cuanto a los recursos forestales, se contribuirá a la prevención de incendios, incentivando la mejora del estado de las masas forestales, el control de la extensión de matorrales y el aumento de la superficie de pastos. También se impulsará la utilización de biomasa como fuente de energía limpia.