El Gobierno de Asturias reprocha la “falta de seriedad” del Partido Popular ante la negociación presupuestaria

El gobierno regional lamenta la “falta de seriedad del Partido Popular”, cuando este martes anuncia la presentación de una enmienda a la totalidad al proyecto de presupuestos para 2020 “antes incluso de que las consejeras y consejeros hayan comparecido en el Parlamento para explicar las cuentas de sus departamentos”. Y es que el Partido Popular “se desentiende del impacto económico de decisiones que avaló con sus votos la pasada legislatura, como la implantación de la jornada laboral de 35 horas, la carrera horizontal o la Ley de Salud”, afirma el ejecutivo asturiano.

La consejera de Presidencia, Rita Camblor, y el titular de Industria, Empleo y Promoción Económica, Enrique Fernández, abrirán este miércoles, la ronda de comparecencias en la Junta General para detallar el contenido del proyecto de presupuestos para 2020. Las intervenciones se prolongarán hasta el 18 y el día 23 finalizará el plazo para el registro de enmiendas a la totalidad. “Sin haber escuchado siquiera a la primera consejera”, Pablo González, portavoz adjunto del Partido Popular, ha anunciado la presentación de una enmienda a la totalidad.

 El Ejecutivo subraya que varias de las medidas que han obligado a elevar los gastos de personal fueron aprobadas por la Junta General con el voto del Partido Popular. Por ejemplo:

  • La implantación de la jornada de 35 horas fue aprobada con 43 votos a favor, sin votos en contra ni abstenciones.
  • La carrera horizontal fue aprobada con 43 votos a favor, sin votos en contra ni abstenciones.
  • La carrera horizontal del personal interino fue aprobada con 43 votos a favor, sin votos en contra ni abstenciones.
  • La Ley de Salud fue aprobada con 39 votos a favor, 9 en contra (Podemos) y 5 abstenciones (IU).
  • El complemento de retribución del segundo tramo de la carrera profesional fue aprobado con 33 votos a favor, ninguno en contra y 9 abstenciones (Partido Popular).

El Gobierno de Asturias entiende que un partido serio y responsable debe hacerse cargo de las consecuencias de sus propias decisiones. Y vuelve a hacer un llamamiento a la negociación para alcanzar un acuerdo que posibilite la aprobación del presupuesto.