El Principado defiende una PAC orientada a generar actividad económica y mejorar la rentabilidad de las explotaciones agrarias

El consejero de Medio Rural y Cohesión Territorial, Alejandro Calvo, ha defendido hoy que la nueva Política Agraria Común (PAC) se oriente hacia la generación de actividad económica y la mejora de la rentabilidad de las explotaciones agroganaderas. Calvo ha participado en una reunión telemática entre el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y las comunidades autónomas, para fijar la posición de España de cara al consejo de ministros europeos de Agricultura, que se celebrará la próxima semana.

El modelo que respalda el Principado está alineado con las principales estrategias del Pacto Verde Europeo, que plantean objetivos como la compatibilidad del aprovechamiento de los recursos naturales con la conservación de los valores medioambientales, sin olvidar que la prioridad deben seguir siendo los profesionales de la agricultura y la ganadería. En este esquema se enmarca el impulso a la figura del “agricultor genuino, que vive y trabaja en el medio rural y supone un respaldo al modelo de explotación agroganadera familiar y sostenible de la cornisa cantábrica”, ha señalado Calvo.

En cuanto al primer pilar de la PAC (ayudas directas), el titular de Medio Rural ha respaldado la propuesta del ministerio de que se mantenga en el 60% el peso de la ayuda a la renta agraria. También considera razonable que se destine un 20% a los “ecoesquemas” y que estos reconozcan el papel de las explotaciones familiares agrarias en la transformación del sistema de producción y la consecución de objetivos en materia de soberanía alimentaria, clima y medio ambiente.

En este sentido, Calvo ha defendido la inclusión de planes específicos, tanto para la ganadería extensiva como para el sector lácteo, una posición que es compartida por el resto de comunidades del Cantábrico. También se ha mostrado favorable a que se vea recompensado el modelo de producción medioambientalmente sostenible y ligado a la actividad en zonas de alta montaña y dentro de la Red Natural 2000, como el asturiano. Al mismo tiempo, ha defendido que la condicionalidad medioambiental se materialice en medidas “fácilmente accesibles para todos los agricultores y ganaderos profesionales de Asturias”.

Por otro lado, ha apoyado el establecimiento de los techos de ayudas (capping) en un máximo 100.000 euros, una medida que contribuiría a obtener recursos adicionales para distribuir entre pequeñas explotaciones. “Los agricultores y ganaderos profesionales deben ser los destinatarios de estas ayudas a la renta, al margen de los debates territoriales”, ha subrayado Calvo.

El consejero ha defendido que el medio rural debe ser un lugar atractivo para vivir y trabajar, mejorando la calidad y el acceso a los servicios y ofreciendo oportunidades para la ciudadanía, a través de la protección y el apoyo a su sector productivo. 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad