Confederación Hidrográfica actúa en el Porcía y en el Eo

La Confederación Hidrográfica del Cantábrico ha realizado actuaciones de mejora ambiental en la Reserva Natural Fluvial Río Porcía (El Franco) para «mejorar el estado del río y su entorno próximo, así como garantizar su conservación y puesta en valor» y en el río Eo (en San Tirso de Abres), para demoler parcialmente el azud de la antigua piscifactoría.

En el Porcía, los trabajos- que han supuesto la inversión de  90.239,76 euros- consistieron en la demolición de una antigua estación de aforos situada en Sueiro y la demolición de seis azudes situados tres de ellos, en la cabecera del río Porcía, uno en el río Cabo y dos en el río el Mazo.

Previamente al inicio de los trabajos se procedió al traslado de la fauna piscícola fuera del ámbito de las actuaciones mediante pescas eléctricas; se acondicionaron accesos y se retiraron restos vegetales acumulados en el cauce. Posteriormente a la demolición, los residuos fueron trasladados a un gestor autorizado. Ha sido la empresa pública Tragsa la encargada de acometer la obra, que ha financiado la Dirección General del Agua del Ministerio para la
Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

En el Eo, la Confederación Hidrográfica del Cantábrico ha finalizado los trabajos de demolición parcial del azud de una antigua piscifactoría en el río Eo, en Los Llanos- Las Vegas (San Tirso de Abres), además de retirar las instalaciones anejas y la adecuación ambiental del entorno. Entre las actuaciones de conservación y mantenimiento de cauces que realiza Confederación tienen especial importancia las destinadas a mejorar la continuidad de los cauces fluviales eliminando los obstáculos que impiden el movimiento y la dispersión de los organismos y deterioran la calidad del medio natural.

Previamente al inicio de los trabajos se realizó la prospección de la especie protegida Margaritifera margaritifera. Se encontraron 111 ejemplares que se
midieron, marcaron y se trasladaron aguas arriba. Las actuaciones desarrolladas consistieron en la demolición parcial del azud, de tal forma que se aseguró la continuidad fluvial al permitir la libre circulación de las especies piscícolas y la progresiva naturalización del río, sin eliminar el actual pozo ni sedimentarlo; la demolición de parte de su canal de derivación de las aguas; el sellado del canal de salida de la antigua piscifactoría para impedir la entrada en él de especies piscícolas, y se retiraron todas las instalaciones anejas situadas en el dominio público hidráulico. Finalmente, se procedió al semillado con césped, al estaquillado de la zona con brotes de vegetación autóctona, y a la retirada de los restos vegetales que se encontraban en el cauce formando tapones.

Estos trabajos han supuesto una inversión de 62.911,44 €; se realizaron a través de la empresa pública Tragsa dentro del Programa de mantenimiento y
conservación de cauces que desarrolla CHCantábrico.