El escritor Miguel Rodríguez Monteavaro (Boal) consigue la primera beca «Asturies» en la Residencia Literaria 1863

El escritor de Boal, Miguel Rodríguez Monteavaro ha obtenido la primera beca Asturies, que apoya una estancia de un mes en la Residencia Literaria 1863, de A Coruña, para escribir en lengua asturiana o en gallego-asturiano.

La poeta Yolanda Castaño dirige este centro, situado en un edificio singular construido en 1863, año en el que Rosalía de Castro publicó Cantares gallegos, obra considerada en inicio del Rexurdimiento de la literatura gallega.  En este enclave, que desde su apertura ha acogido a creadores de Filipinas, República Dominicana, Bolivia, Países Bajos, Finlandia o Estados Unidos, se espera que el autor becado pueda llevar a cabo su labor en condiciones de excelencia y con dedicación intensiva. Para ello, además de alojamiento, disfrutará de una asignación para gastos personales y la oportunidad de integrarse en la comunidad creadora de la ciudad, con invitaciones a diversas actividades culturales.

La comisión de valoración, compuesta por los escritores Xuan Bello, Marta Mori y Laura Marcos, coordinados por la propia Yolanda Castaño, ha destacado “la calidad y rigor de la propuesta, la trayectoria del candidato y el interés de su proyecto interdisciplinar”. Además, el jurado considera esta experiencia “una apuesta por un ecolingüismo real que favorezca el intercambio entre las comunidades creadoras de Asturias y Galicia”.

Miguel Rodríguez Monteavaro es licenciado en Filología Hispánica y estudiante de doctorado en la Universidad de Oviedo, donde investiga en el campo de la dialectografía y dialectometría. Como poeta, escribe tanto en gallego-asturiano como en asturiano. Tiene publicados cuatro poemarios en gallego-asturiano: Trenta razóis pra nun medrar (2010), Todos os tristes de mayo (2013), Poemas pr’amantes y paquidermos (2014) y uno en asturiano Superpoderes (2019), con el que ganó el Premio Asturias Joven de Poesía. También obtuvo el I Premio Ría del Eo de Poesía, convocado por el Ayuntamiento de Vegadeo/A Veiga, con la obra Oi, que dice mamá que volvas.  Además, participa como músico en el grupo Caldo y os Rabizos, dedicado a la recopilación e interpretación de la tradición musical del occidente de Asturias.