35,9 millones a ayudas para la incorporación de jóvenes a la actividad agraria, la modernización de explotaciones y la prevención de daños por fauna salvaje

El consejo de gobierno ha aprobado esta mañana un gasto plurianual de 35,9 millones de euros para la incorporación de jóvenes a la actividad agraria (17 millones), modernización de explotaciones (16,7 millones) y prevención de daños de la fauna salvaje (2,2 millones de euros). Son ayudas cofinanciadas por la Unión Europea a través del Fondo Europeo de Desarrollo Rural (Feader), cuyo presupuesto se ejecutará hasta 2025.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

El presupuesto global para las ayudas, que se ejecutarán hasta 2025, se distribuye del siguiente modo:

Incorporación de jóvenes: la convocatoria está dotada con más de 17 millones. Entre otras novedades, plantea una subida de la cuantía máxima de 50.000 a 70.000 euros para apoyar el relevo generacional en explotaciones dedicadas a la ganadería extensiva.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Modernización de explotaciones: cuenta con un presupuesto de 16,7 millones. Por primera vez, podrán acceder a las subvenciones personas mayores de 40 años que no sean titulares de una explotación ganadera en el momento de realizar la solicitud, pero que se comprometan a serlo a la hora de la certificación final. Otra de las novedades es la simplificación de la gestión, ya que para optar a las subvenciones bastará con presentar un plan empresarial en el que se justifique que el proyecto que se va a desarrollar mejorará el rendimiento global del negocio.

El importe de las subvenciones puede cubrir el 40% de los costes elegibles, un porcentaje que se incrementa hasta el 60% si los titulares de la explotación son jóvenes o si se plantean inversiones en zonas con limitaciones naturales. También se fija una cobertura del 60% en otros casos específicos, por ejemplo, si los gastos se destinan a mejorar los equipos de tratamiento de purines y estiércoles o a impulsar acciones relacionadas con medidas agroambientales y agricultura ecológica.

Prevención de daños por fauna salvaje: la convocatoria de este año recogerá una nueva ayuda para impulsar la adopción de medidas preventivas encaminadas a evitar daños de las especies silvestres a la agricultura y la ganadería, complementaria a la indemnización por daños, dotada con 2,2 millones. En este caso, será subvencionable el 100% de inversiones destinadas a la construcción o reparación de cercados, la adquisición de vallas móviles y pastores eléctricos o perros pastores.

Renovación de vehículos pesados: el gobierno ha autorizado un gasto de 3.506.114 euros para la convocatoria de subvenciones dirigidas a la transformación de las flotas de empresas privadas de transporte de viajeros y mercancías que presten servicios por carretera. Esta línea de ayudas pretende renovar el parque de vehículos pesados para incrementar la competitividad de las compañías y fomentar la incorporación de tecnologías de propulsión con cero emisiones, con el fin de promover la eficiencia y rebajar la dependencia de los combustibles fósiles.

Medidas contra las listas de espera: se ha aprobado un gasto de 1,8 millones para los programas especiales de demora quirúrgica, consultas externas y procedimientos no intervencionistas del Servicio de Salud del Principado (Sespa). Esta partida ya se contemplaba en los presupuestos generales para este año. Este acuerdo permite que se mantengan las jornadas vespertinas para reducir las listas de espera, tal y como se viene haciendo desde el año pasado. El Servicio de Salud efectuó 598 intervenciones en jornada de tarde en marzo, lo que supone 151 más que en febrero. De esta manera, en marzo se registró el segundo mayor número de cirugías vespertinas desde que se inició el plan de choque. En total, desde el 20 de septiembre se han realizado 2.989 cirugías vespertinas.

Reconocimiento y derechos de las familias monoparentales: el Gobierno ha acordado hoy remitir al Consejo Consultivo el decreto por el que se regula la condición de familia monoparental, paso previo necesario antes de su aprobación definitiva. La norma, que consta de 17 artículos y dos disposiciones finales, establecerá el marco jurídico que permitirá desarrollar medidas específicas de protección y otorgar a estas familias el reconocimiento social que merecen. Se considera familia monoparental aquella formada por una persona progenitora y quienes por filiación, adopción, tutela o acogimiento permanente o delegación de guarda con fines de adopción cumplan los siguientes requisitos:

–       Ser solteros y menores de 21 años, una edad que se ampliará hasta los 25 cuando cursen estudios superiores, universitarios o encaminados a obtener un puesto de trabajo, tengan un grado de discapacidad superior al 33% o estén incapacitados para trabajar.

–       Convivir con la persona progenitora o acogedora. La separación transitoria por razón de estudios, trabajo, tratamiento médico y otros supuestos no determinará el incumplimiento del requisito de convivencia.

–       Depender económicamente de la persona progenitora o acogedora.

Además, se equiparan a las familias monoparentales, con todos sus derechos, beneficios y obligaciones, las siguientes:

–   Las formadas por una persona viuda, o en situación equiparada, y la descendencia en primer grado con la persona fallecida o desaparecida.

–   Las formadas por una persona y su descendencia en primer grado sobre la que tenga la patria potestad en exclusiva.

–   Las formadas por una persona progenitora que ostenta la guarda y custodia en exclusiva y sus descendientes, aun cuando perciban pensión alimenticia.

–   Las formadas por una persona y los menores de edad que tenga en acogida por tiempo superior a un año, así como los mayores de edad que hayan estado en acogimiento permanente y sigan conviviendo en la unidad familiar.

–   Aquellas integradas por una progenitora haya sido víctima de violencia de género por parte del progenitor y la descendencia en primer grado sobre la que tenga guarda y custodia.

–   Aquellas en las que sobre una de las personas progenitoras convivientes recaiga una pena privativa de libertad que implique el ingreso en prisión por un período igual o superior a un año.

–   Aquellas en las que una de las personas progenitoras se encuentre ingresada en un centro médico, hospitalario o de tratamiento especializado por un período igual o superior a un año, en cuyo caso formarán la unidad familiar monoparental la otra persona progenitora y los hijos que dependan de ella.

–   Aquellas en las que una de las personas progenitoras convivientes tenga reconocido un grado III de dependencia.

–   Aquellas formadas por una persona progenitora con descendencia a cargo que haya sufrido abandono por parte de la otra progenitora. 

Además, se considerarán familias monoparentales de categoría especial las siguientes:

–   Las que tengan dos o más menores a cargo por acogimiento o guarda para adopción.

–   Aquellas en las que alguno de sus miembros tenga reconocido un grado de discapacidad superior al 33%.

–   Aquellas en que uno de los miembros tenga reconocida la incapacidad para trabajar.

–   Aquellas en las que la cabeza de familia sea una mujer víctima de violencia de género.