La Guardia Civil sanciona varias reuniones ilegales durante la Semana Santa, dos de ellas en La Caridad y Tapia

PUBLICIDAD

La Guardia Civil de la Comandancia de
Oviedo, propuso para sanción a varias personas durante la Semana Santa
por el incumplimiento de las medidas sanitarias decretadas por la
Consejería de Salud con motivo de la crisis sanitaria.
A lo largo de los días festivos de esta Semana Santa, la colaboración
ciudadana ha jugado un papel importante en la vigilancia del cumplimiento
de las medidas sanitarias, la Central Operativa de Servicios (COS) de la
Guardia Civil de Oviedo, recibió varias llamadas a través del teléfono 062
informando de diferentes incumplimientos.
En los últimos días del mes de marzo, la patrulla de Seguridad Ciudadana
del Puesto de la Guardia Civil de Ibias fue comisionada por el COS para
trasladarse a un local hostelero de su demarcación en el que se
incumplían estas medidas, sancionando a 23 personas que se
encontraban en el interior de dicho establecimiento consumiendo bebidas,

sin respetar la distancia de seguridad y sin portar mascarillas. El
propietario del local fue sancionado además por incumplir el horario de
cierre.

La Patrulla de Seguridad Ciudadana del Puesto de la Guardia Civil del
Pito- Cudillero, también fue requerida para trasladarse a la localidad de
Lamuño, donde un local hostelero se encontraba abierto a las 20:30 horas
con numerosas personas consumiendo bebidas en su interior, así como
en la terraza. En este servicio fueron propuestas para sanción 21
personas, además del propietario del local que lo fue también por
incumplir el horario de cierre.

PUBLICIDAD

El jueves 1 de abril, a las 02:00 horas de la madrugada, tres patrullas de
la Compañía de la Guardia Civil de Luarca, se trasladaron a Longara-El
Franco, donde varias personas se encontraban reunidas en un garaje de
la localidad consumiendo bebidas, tras ser identificadas, se realizaron 6
propuestas para sanción por incumplimiento del toque de queda y otras
medidas sanitarias.

La noche del viernes día 2 de abril, se recibió una llamada telefónica en el
Puesto de la Guardia Civil de Pravia en la que informaban de que en un
garaje de la localidad se estaba celebrando una fiesta con música alta y
varias personas en el interior. Al lugar se trasladó la patrulla de Seguridad
Ciudadana que observa que efectivamente del interior del garaje sale
música a gran volumen, además, desde el exterior pueden comprobar que
en una estancia aledaña al garaje se encuentran congregadas varias
personas alrededor de una mesa consumiendo bebidas, sin portar la
mascarilla y sin respetar la distancia de seguridad.

Los agentes llaman a la puerta peatonal dispuesta en el portón en varias
ocasiones, haciendo los jóvenes caso omiso. Uno de ellos al percatarse d
e la presencia de la Guardia Civil sale para hablar con los agentes y a
petición de estos facilita su identificación, siendo colaborador en todo
momento, el resto de jóvenes, y especialmente dos de ellos se niegan a
identificarse, por lo que se solicitan refuerzos, acudiendo otras tres
patrullas de la Guardia Civil de la Compañía de Pravia.

 

Finalmente la Guardia Civil propone para sanción a 6 personas por
incumplir el toque de queda, no portar mascarillas y no respetar la
distancia estipulada, además a dos de los jóvenes se les efectúa denuncia
a la Ley Orgánica 4/2015 por desobediencia a los Agentes tras negarse a
identificarse al ser requeridos para ello.

La noche del sábado, la patrulla de Seguridad Ciudadana del Puesto de
Vegadeo fue requerida para trasladarse a un piso de la localidad de Tapia
de Casariego en el que se apreciaba la música a gran volumen y ruido de
varias personas en el interior. Tras llamar a la puerta en numerosas
ocasiones, los ocupantes hicieron caso omiso a la Guardia Civil, por lo
que se inició un dispositivo de vigilancia para determinar la identidad de
los ocupantes de la vivienda.

A primera hora de la mañana del domingo día 4, la Patrulla de la Guardia
Civil de Tapia de Casariego consiguió tras llamar a la puerta que el
responsable de la vivienda saliera a identificarse, comprobando que el
joven tenía su residencia habitual en Madrid y no presentaba causa
justificada para encontrarse en el Principado de Asturias, por lo que fue
propuesto para sanción por incumplir el cierre perimetral de la provincia.
Además la Guardia Civil cursará denuncias por desobediencia y alteración
del orden público