Confederación Hidrográfica inicia expediente sancionador contra la empresa responsable de la tala en Lagos de Silva (Salave, Tapia de Casariego)

PUBLICIDAD

Confederación Hidrográfica del Cantábrico ha acordado iniciar un expediente sancionador contra la empresa forestal que, por encargo de Exploraciones Mineras del Cantábrico, acometió meses atrás la tala de árboles en Lagos de Silva. Señala Confederación que ha habido un incumplimiento de la autorización concedida para hacer esa tala, puesto que se han cortado árboles autóctonos en las Lagunas de Silva, en Salave. Considera Confederación que los hechos pueden ser constitutivos de una infracción leve- por lo que impone al «presunto infractor» una multa de 300 euros- sin perjuicio de lo que resulte del procedimiento sancionador que se inicia. La sanción podría quedar reducida a 240 euros si el inculpado «reconoce expresamente su responsabilidad». Frente al acuerdo de Confederación Hidrográfica, formular alegaciones o aportar pruebas en el plazo de diez días.

La Coordinadora Ecoloxista de Asturias, que fue la entidad que denunció los hechos, recuerda que la tala afectó a bosque mixto con ejemplares de roble, castaño, aliso, pino o eucalipto, además de otras especies autóctonas. Y que se han producido daños en el dominio público. Destaca también la puesta en marcha de este expediente por parte de Confederación, frente a la dejación de funciones del gobierno de Asturias, afirma Fructuoso Pontigo.
 
 
Desde la Plataforma ORO NO, de Tapia, Daniel Cando recuerda que la tala se hizo sin control alguno de las administraciones competentes: ayuntamiento de Tapia, consejería de Medio Rural y Cultura. Señala que el expediente abierto por Confederación demuestra que las denuncias de ORO NO eran ciertas y pide que el consejero de Medio Rural se disculpe públicamente y dimita. Alerta de que la empresa maderera o la minera pueden estar realizando algunos trabajos en el espacio donde anteriormente se había hecho la tala y sin que, otra vez más, haya control por parte de las administraciones competentes.
 
 
Desde la empresa maderera que hizo la tala en Lagos de Silva, su gerente ha explicado a Ser Occidente que las cortas realizadas se corresponden «escrupulosamente» con los permisos exigidos y concedidos por cada administracióm. Asegura que se han talado pinos y eucaliptos y que los robles y castaños cortados han tenido «supervisión estricta» de las administraciones. La maderera no quiere pronunciarse públicamente sobre si tiene intención de recurrir o no el expediente sancionador que ha puesto en marcha Confederación Hidrográfica y asegura «que no tiene idea de si en la zona» (anteriormente talada) «se acometen trabajos de recuperación o quién los está haciendo», pero no es la maderera mencionada.