El Principado refuerza la lucha contra la «avispilla del castaño»

PUBLICIDAD

La lucha contra la avispilla del castaño (Drycosmos kuriphilus) se refuerza con la suelta de 80.386 ejemplares de Torymus sinensis, un insecto que la parasita. El director general de Infraestructuras Rurales y Montes, Fernando Prendes, ha explicado este martes que en la campaña de 2022 de lucha contra la avispilla del castaño, las actuaciones se han ampliado con la liberación de tantos ejemplares sde Torymus sinensis como en los cinco años anteriores, concretamente en 402 puntos de 51 concejos.

La campaña pretende conseguir cuanto antes la plena cobertura de las masas forestales de castaño por ese parásito, de manera que la Dirección General de Infraestructuras Rurales y Montes ha puesto en marcha un procedimiento para que se solicite a través de las oficinas comarcales la cobertura de las zonas donde se detecte la presencia del patógeno Drycosmos kuriphilus (la avispilla del castaño).

La avispilla afecta al crecimiento maderero del castaño, provoca una reducción del crecimiento del árbol, la pérdida de un alto porcentaje de frutos y tiene repercusiones en la producción apícola. Su control por otros métodos, como los insecticidas o técnicas análogas, ha resultado inviable y en países como Italia, que sufren esta plaga desde hace veinte años, los datos avalan el éxito de la suelta de Torymus sinensis.

PUBLICIDAD

El Centro de Alerta y Control de Plagas y Especies Invasoras de La Mata, en Grado, coordina las intervenciones y la mayoría de los insectos liberados se crían en estas instalaciones. Este año, la mitad de los Torymus sinensis soltados procedían de La Mata, donde también se realizan ensayos encaminados a monitorizar su multiplicación y dispersión en el monte. Los resultados del seguimiento realizado en diversos puntos de Boal, Tineo, Candamo, Grado, Lena, Laviana y Cangas de Onís han sido positivos.

Las sueltas de insectos parasitoides comenzaron en 2017 y contribuyen a minimizar los daños que causa la avispilla del castaño a una de las especies forestales más emblemática de Asturias. En el periodo 2017-2021 se liberaron un total de 91.111 ejemplares de Torymus sinensis. Otra de las líneas de trabajo es el desarrollo de nuevas variedades de castaño más resistentes contra la plaga y reservadas a futuras plantaciones.