El SEPA y una decena de presas activarán mañana el sistema acústico de emergencias en modo de prueba para advertir a la población de un posible accidente

PUBLICIDAD

Mañana jueves, el Servicio de Emergencias del Principado y una decena de presas (entre ellas, las tres de la Cuenca del Navia, Arbón, Doiras y Salime) activarán el sistema acústico de emergencias en modo de prueba, para advertir a la población de un posible accidente. Es el segundo ejercicio de prueba del sistema acústico de presas, cuya activación se hará anualmente la última semana de octubre. 

La finalidad es que la población que pudiese verse afectada en caso de rotura de la presa sepa cómo actuar. Identificar este sonido y saber qué medidas de autoprotección deben aplicar, la principal, alejarse de los cauces de los ríos y arroyos y acudir a sitios elevados. El sonido de estas sirenas alcanzará aquellas zonas que quedarían inundadas ante una eventual rotura de la presa que, en la Cuenca del Navia, se hará a las 12,15 horas. Las sirenas de cada presa se activan todas a la vez pero cada instalación realizará su prueba de forma individual y según el orden consensuado en el comité de implantación. 

Los responsables de cada instalación comunicarán al 1-1-2 la activación de las sirenas con el sonido de alerta y pasados aproximadamente unos 10 minutos notificarán la activación de las sirenas con el mensaje indicativo de fin de alerta. El sonido de alerta consta de 3 tramos de un minuto de duración, con sonido ascendente, separados por intervalos de 5 segundos de silencio. El de fin de la alerta es una señal continuada de 30 segundos.  

PUBLICIDAD

En la preparación del ejercicio, además de los titulares de las presas,  han tenido un papel muy destacado todos los ayuntamientos implicados emitiendo los correspondientes bandos informativos y poniendo a disposición a sus policías locales y a sus agrupaciones de voluntarios de Protección Civil. También cabe destacar la disposición mostrada desde Delegación de Gobierno con la participación de la Guardia Civil y desde el Gobierno del Principado, además del SEPA y los parques de Bomberos de Asturias ubicados en estas zonas, se ha puesto a disposición al personal de la Guardería de Medio Natural.  

El Plan Especial de Protección Civil ante el Riesgo de Inundaciones del Principado de Asturias (PLANINPA), incluye los planes de emergencias de las presas existentes en nuestra Comunidad Autónoma. Estas presas están clasificadas, en tres categorías (A, B ó C) en función del riesgo potencial que pueda derivarse de una posible rotura o un funcionamiento incorrecto de la misma.  

Categoría A: presas cuya rotura o funcionamiento incorrecto pueda afectar a núcleos urbanos o servicios esenciales, o producir daños materiales o medioambientales muy importantes. 

Categoría B: presas cuya rotura o funcionamiento incorrecto puede ocasionar daños materiales o medioambientales importantes o afectar a un reducido número de viviendas. 

Categoría C: las presas cuya rotura o funcionamiento incorrecto puede producir daños materiales de moderada. En todo caso, a esta categoría pertenecerán todas las presas no incluidas en las Categorías A o B. 

Según esta clasificación, todas las presas con categoría A y B deben disponer de un Plan de Emergencia propio. Su elaboración e implantación es responsabilidad del titular de la misma.