EMC: «los daños posteriores a la tala»- en Lagos de Silva (Salave) – «no tienen que ver con la propia tala, si no con daños originados por las condiciones climáticas posteriores»

PUBLICIDAD

EMC (Exploraciones Mineras del Cantábrico) ha emitido un comunicado, respecto a la sanción impuesta por Confederación Hidrográfica del Cantábrico a la empresa que realizó la tala de árboles en Lagos de Silva (en Salave, Tapia de Casariego) el año pasado. Sanción que asciende a 300 euros, que la Coordinadora Ecoloxista de Asturias calificaba este jueves de «insignificante».

Asegura la minera que «las intervenciones fueron realizadas por una maderera local, avaladas por la Consejería de Medio Rural y otros organismos, entre los que se incluyen la Confederación y el propio ayuntamiento de Tapia». Señala que la tala se realizó «con todas las autorizaciones requeridas y ninguno de los daños que se mencionan se pueden relacionar con la tala realizada, y corresponde a la realidad de las lagunas antes y después de la tala». La sanción de la Confederación «es de pequeña cuantía porque los daños posteriores a la tala no tienen que ver con la propia tala, si no con daños originados por las condiciones climáticas posteriores»; además- continúa el comunicado de la minera – corresponde a la tala de «un par de ejemplares que, según Confederación, no estaban autorizados». La empresa que ha hecho la corta de esos árboles «ha decidido no recurrir la sanción dada su escasa cuantía». Añade que la «recuperación de los daños posteriores a la tala requiere de permisos y autorizaciones».

PUBLICIDAD