Por primera vez se incorpora a la directiva de la Asociación Fraternidad una persona con discapacidad

PUBLICIDAD

La Asociación Fraternidad de Tapia de Casariego celebró su Asamblea General, que cobró especial interés por dos hitos significativos: se aprobó una modificación en los estatutos ante la nueva forma de entender la discapacidad y se incorpora por primera vez a la Junta Directiva, una persona con discapacidad intelectual. Es «crucial porque nos aporta perspectivas auténticas y diversas, mejora la toma de decisiones y fomenta la innovación”, explica Lucía Fernández, coordinadora de la asociación. Además, “la asociación al final es suya, y esta inclusión refleja un compromiso con la equidad y la responsabilidad social, y empodera a las personas con discapacidad desarrollando sus habilidades y promoviendo una cultura organizacional inclusiva.”

PUBLICIDAD